Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

jueves, 8 de marzo de 2012

La carga de la brigada ligera

   Como ya comenté en alguna entrada anterior, siempre recuerdo con cariño y añoranza las tardes de los sábados de hace ya muchos años, cuando siendo niño veía junto a mi padre las estupendas películas que emitían por televisión justo después de comer y que entonces, y por tanto aún más ahora, se encuadraban dentro del llamado cine clásico, entre las que se encontraba la que hoy traigo al blog, y que vino a mi memoria tras ver un bonito trabajo del formidable compositor de estudios francés Henri Rinck, que no es otra que "La carga de la brigada ligera", del año 1936, dirigida por Michael Curtiz y protagonizada por Errol Flynn y Olivia de Havilland.


   La película está inspirada en un poema de Lord Alfred Tennyson del mismo título, publicado en el diario "The Examiner" el 9 de Diciembre de 1854 y que narra la desastrosa carga de caballería dirigida por Lord Cardigan en el curso de la batalla de Balaclava ocurrida realmente el 25 de Octubre de 1854, durante la guerra de Crimea que enfrentaba al Imperio Ruso contra la alianza formada por el Reino Unido, Francia, el Imperio Otomano y el Reino de Piamonte y Cerdeña que se desarrolló entre 1853 y 1856. El poema relataba la carga, de manera heróica, de la siguiente forma:

"Media legua, media legua,
Media legua ante ellos.
Por el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.

"¡Adelante, Brigada ligera!"
"¡Cargad sobre los cañones!", dijo.
En el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.

"¡Adelante, Brigada ligera!"
¿Algún hombre desfallecido?
No, aunque los soldados supieran
Que era un desatino.
No estaban allí para replicar.
No estaban allí para razonar,
No estaban sino para vencer o morir.
En el valle de la muerte
Cabalgaron los seiscientos.

Cañones a su derecha,
Cañones a su izquierda
Cañones ante sí
Descargaron y tronaron;
Azotados por balas y metralla,
Cabalgaron con audacia,
Hacia las fauces de la muerte,
Hacia la boca del infierno
Cabalgaron los seiscientos.
Brillaron sus sables desnudos,
Destellaron al girar en el aire,
Para golpear a los artilleros,
Cargando contra un ejército,
Que asombró al mundo entero.
Zambulléndose en el humo de las baterías
Cruzaron las líneas;
Cosacos y rusos
Retrocedieron ante el tajo de los sables
Hechos añicos, se dispersaron.
Entonces regresaron, pero no
No los seiscientos.

Cañones a su derecha,
Cañones a su izquierda
Cañones detrás de sí
Descargaron y tronaron;
Azotados por balas y metralla,
Mientras caballos y héroes caían,
Los que también habían luchado
Entre las fauces de la muerte
Vovieron de la boca del infierno,
Todo lo que de ellos quedó,
Lo que quedó de los seiscientos.

¿Cuándo se marchita su gloria?
¡Oh, qué carga tan valiente la suya!
Al mundo entero maravillaron.
¡Honrad la carga que hicieron!
¡Honrad a la Brigada ligera,
A los nobles seiscientos!"


   Tanto en el poema como en la película, este hecho es tratado como una gesta heroica del ejército inglés, aunque realmente y debido a una confusión en las órdenes entre Lord Raglan, comandante en jefe de las tropas inglesas, y Lord Cardigan, éste, mandó por error la carga suicida en la que de los 673 jinetes que iniciaron el ataque, sólo sobrevivieron 195.

Supervivientes de la carga de la Brigada ligera

    El grupo de "heavy metal" Iron Maiden compuso su canción "The Trooper" (Soldado de caballería), incluida en su disco "Piece of mind" de 1983, basándose también en este hecho histórico, y en el videoclip del tema, que podéis ver a continuación, se incluyen escenas de la película a la que he hecho referencia, entre las que aparecen fragmentos del poema de Lord Tennyson:


   Como decía al principio, recordé la película resolviendo el siguiente estudio de Rinck, compuesto en el año 1905, en el que las blancas juegan y ganan, gracias, como habréis imaginado a una carga triunfal de los caballos blancos:


SOLUCIÓN
1.Ac8!!,Dxc8 (1...,Dxe3; 2.Cc2+; 1...,Dxh2; 2.Cf3+); 2.Cf5+,Rc5 (2...,Re4; 3.Cd6+; 2...,Rd5; 3.Ce7+; 2...,Rc4; 3.Cd6+); 3.Cd3+,Rb5 (3...,Rc4; 4.Cd6+; 3...,Rd5; 4.Ce7+; 3...,Rc6; 4.Ce7+); 4.Cd6+, y las blancas ganan.
  
   Podemos encontrar más ejemplos en el mundo del ajedrez de cargas de caballería, como en el siguiente estudio creado por el compositor alemán Paul Heväckers (1899-1969), donde las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.e6,Cc6; 2.e7+,Cxe7; 3.Cf4,Cd4 ó Cc5. Ahora los mates en 'e6' y 'g6' están bajo vigilancia, pero... 4.Rh8!!, y a cualquiera jugada de las negras se les dará mate en una de las dos casillas indicadas. ¡Un bonito tema de zugzwang!

   Otro ejemplo formidable, que a mi parecer es el más impresionante e ilustrativo de todos los que veremos hoy de un ataque de caballería en toda regla, es el siguiente estudio ideado por el malogrado artista de la composición ajedrecística Alexis Troitzky, nacido en 1886, y que murió de hambre durante el sitio de Leningrado en 1942, publicado en la revista "64" en el año 1937, en donde las blancas juegan y ganan:

  
    Las blancas sólo tienen una amenaza y se lanzan  a ella con 1.d7!,g2 (Si 1...,Cd1+; 2.Rd2,e3+; 3.Rxd1,f2; 4.Cf5+,Rf6; 5.d8(=D)+,Rxf5; 6.Dd7+,Rxe5; 7.Dxe8+,Rd4; 8.Dxf8,g2; 9.Dg7+ y las blancas controlan a los peones negros, ganando). No sirve en este momento 2.Cxf3?,exf3; 3.Rf2,Axe7; 4.dxe8(=D),Axc5+; ni tampoco 2.Cf5+,Rg8!; 3.Cxf3,exf3, seguido de Axc5 como antes. Ahora la coronación de una dama tampoco daría el triunfo a las blancas pero... 2.dxe8(=C)+!!,Rh6 (2...,Rh8; 3.Cf7++); 3.Cf7+,Rh5; 4.Cf6+,Rh4


   5.Cf5+,Rh3; 6.Cg5+,Rh2; 7.Cg4+,Rg1 (si 7...,Rh1; 8.Cg3+,Rg1; 9.Ch3++); 8.Rxe4! Esta sorprendente jugada en plena persecución del rey enemigo es sensacional. La idea es que si por ejemplo 8...,f2, sigue 9.Cf3+,Rf1; 10.Cg3++.


   8...,Rf1; 9.Cg3+,Re1; 10.Cxf3+,Rd1; 11.Ce3+,Rc1; 12.Ce2+,Rb1


   Y ahora la caballería logra un magnífico triunfo con 13.Cd2+,Ra2 (si 13...,Ra1; 14.Cc2+,Ra2; 15.Cc3++); 14.Cc3+,Ra3; 15.Cc2++. ¡Una carga ejemplar que ya la hubiera querido Errol Flynn!.

   Otro fantástico ataque de los corceles blancos, lo tenemos en la siguiente composición del mismo autor anterior, Alexis Troitzky, que apareció en "Schakhmaty en URSS", en 1925. Las blancas juegan y ganan:


   Parece increíble, pero el rey negro que está absolutamente libre en el centro del tablero, sucumbirá en un rincón ante el acoso de la caballería ligera. La corneta toca a degüello, y el ataque comienza... 1.Cb3! La estrategia blanca es clara: eliminar el peón de 'd2', controlar el de 'h5' y coronar su peón de 'g5', pero... 2...,d1(=D)! Alejando los caballos del centro de la lucha. Si 1...,Cf4; 2.Rf7,Re5; 3.Cxd2,Rf5; 4.Cf3,h4; 5.Ch3!,Cxh3; 6.g6,Cf2; 7.g7!,Cg4; 8.Cxh4+,Re5; 9.Cf3+,Rf5; 10.Cd2!,Cf6; 11.Ce4!,Cg4; 12.Rf8,Ch6; 13.Cd6+,Rf6; 14.Cf7, ganando. 2.Cxd1,Cf4; 3.Rf7,Re5; 4.Cd2. Si 4.g6? buscando alcanzar una posición ganadora de dos caballos contra peón, las negras lo evitan con 4...,Cxg6; 5.Rxg6,h4; 6.Cf2,h3! y tablas.


   Ahora tras 4...,Rf5, todo parece en orden para las negras, puesto que a 5.Cf3, sigue 5...,Rg4 y tablas. Pero las blancas encuentran el camino de la victoria siguiendo con 5.Ce3!,Rxg5 (Si 5...,Re5; 6.Cg2,Cxg2; 7.g6,Ch4 [7...,Ce3; 8.Cc4+!,Cxc4; 9.g7, ganando]; 8.Cf3+ [8.g7,Cf5; 9.g8(=D),Ch6+, tablas],Cxf3; 9.g7, y las blancas se imponen); 6.Cf3+,Rh6; 7.Cf5+,Rh7


   8.Cg5+,Rh8; 9.Ch4!, C juega; 10.Cg6++. ¡Una composición admirable!

   A continuación otro ejemplo, esta vez de la mano de A. Havasi, de 1922, en el que las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Cb5+,Rb2; 2.Cxa3!,Axa3; 3.Cb4!, y la partida está resuelta.

   De nuevo sale a escena nuestro ya conocido Henri Rinck, esta vez con un estudio compuesto en 1929, en el que las blancas juegan y ganan. Esta vez la caballería cuenta con la inestimable ayuda de la torre...


   Podemos observar como el rey negro protege a la dama, y este hecho será explotado magistralmente por las blancas jugando 1.Cd5+,Rf5; 2.Ce7+,Rf4; 3.Tg4+,Re3; 4.Cd5+,Rd4; 5.Cc6+,Rd3


   6.Ccb4+,Rd4; 7.Cc2+,Rd3; 8.Cdb4+, y ahora las negras no pueden evitar la pérdida de la dama y por tanto su derrota.

   Otro curioso caso lo podemos ver representado en el siguiente diagrama que reproduce un estudio de J. Mendheim de 1832, en el que las blancas juegan y ganan. ¿Será posible que el caballo pueda detener a la terrible cadena de peones? Ponéos al frente de la caballería y...¡a la carga!:


SOLUCIÓN
1.Cg4!,f3 (Si 1...,h2; 2.Cf2++. Se pasa a la variante principal después de 1...,e5; 2.Cxe5,Rh2; 3.Rf2,Rh1; 4.Cg4); 2.Rf2,e5; 3.Cxe5,Rh2; 4.Cg4+,Rh1; 5.Rf1,f2; 6.Rxf2!,h2; 7.Ce3,g4; 8.Cf1,g3; 9.Cxg3++.
  
    Terminaremos nuestro periplo por el mundo de la caballería con una última composición de Nadareischvili, de 1958, en la que correspondiéndole jugar a las blancas, su caballería, esta vez, consigue evitar la inminente derrota. ¿Encontraréis la forma en que cargaron los caballos blancos para lograr las tablas?:


SOLUCIÓN
1.Cb4+,Ra5; 2.Cc6+,Ra4; 3.Cb6+,Ra3; 4.Cc4+,Ra2. La persecución del caballo llega a su fin, ahora es el turno del alfil. 5.Af3!!,Dxf3 (Si 5...,Df8+; 6.Rh7,Df7+; 7.Rh8,Dxc4; 8.Ad5!,Dxd5; 9.Cb4+); 6.Cb4+,Ra1; 7.Cc2+,Ra2; 8.Cb4+ y se producen unas curiosas tablas por jaque continuo con un solo caballo, cosa poco usual. ¡Formidable!

    Terminaré la entrada de hoy, que ha sido muy bélica, con una cita del escritor francés Paul Valéry (1871-1945), que dijo:"La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen para provecho de gentes que sí se conocen pero que no se masacran".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada