Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Arte en estado puro

   Todos los incondicionales amantes del ajedrez no tenemos la menor duda en considerar a nuestro noble juego como un arte con mayúsculas, semejante a la pintura, la escultura, la poesía, la músia o cualquier otra manifestación artística, ya que nos provoca el mismo deleite contemplar una gran obra pictórica o escuchar una sublime sinfonía como ser testigos de una brillante combinación de una gran partida.
Pero para los menos incondicionales, que ponen en duda el carácter artístico del ajedrez, hoy traigo al blog un final de partida que no por conocido y multitud de veces publicado, deja de causar una honda impresión en quien lo contempla, provocando una profunda impresión y admiración.
El diagrama representa el famoso final de partida Ortueta-Sanz, Madrid 1933:


   En la anterior posición corresponde jugar a las negras. Vemos que tienen dos peones de más, aunque al estar éstos doblados no parece que eso sea una ventaja determinante. Pero Sanz encontró un camino artístico que le llevó a una rápida victoria empezando con 1...,Td2, atacando el único peón vulnerable de la posición blanca, pero tra 2.Ca4 todo parece en orden para las blancas, que parece que se aseguran de esa forma las tablas. Pero ahora las negras hicieron una jugada de excepcional valor estético 2...,Txb2!!. Si 3.Cxb6?,axb6 y el peón alfil de las negras coronaría y si 3.Cxc5??,Axc5+ con un jaque decisivo. Por tanto no hay más que 3.Cxb2,c3!; 4.Txb6!, única, ya que si 4.Cxd3?,c4+; 5.Rf1,cxd3, ganando y si 5.Txb6,cxd3; 6.Tc6,d2 ganando también. Ahora si las negras juegan 4...,cxb2; 5.Txb2 con ventaja material, y si 4...,c2; 5.Cd3, que interrumpe la coronación del peón, ya que si 5...,c4; 6.Cc1. En este instante Sanz nos sorprende con una jugada maravillosa 4...,c4!!, que impide que el caballo blanco vaya a 'd3' y amenaza avanzar el peón libre. Las blancas continuaron con 5.Tb4:


   Ahora si 5...,cxb2; 6.Txb2 y si 5...,c2; 6.Txc4. Pero nos espera otra gran sorpresa 5...,a5!!; 6.Cxc4 (si 6.Tb8,c2; o 6.Txc4,cxb2),c2 y las blancas abandonaron. Aún podría haberse intentado una última artimaña con 6.Cd3 porque si 6...,axb4; 7.Cxb4 y las blancas habrían frenado los peones negros, imponiéndose entonces con el peón 'a' blanco, pero el segundo jugador hubiera ganado jugando simplemente 6...,cxd3! y ya sabemos que una torre no puede detener a dos peones alineados en la sexta fila.
   Según cuenta la leyenda, la partida entre Ortueta y Sanz fue preparada por ellos mismos para su propia gloria, basándose en una partida que se había jugado dos años antes en Poznan, entre  Tylkowski  y Wojciechowski. La verdad es que comparando las dos partidas, no es descabellada la leyenda, pero de todas formas aquí os dejo los dos juegos para que saquéis vuestras propias conclusiones.

(Ver Ortueta-Sanz)(Ocultar)


(Ver Tylkowski-Wojciechowski)(Ocultar)


Después de esta fantástica demostración creo que ya nadie dudará del verdadero valor artístico del ajedrez como expresión del pensamiento humano, pero si quedara todavía algún escéptico por estos mundos de Dios, tendremos, a buen seguro, en un futuro próximo la oportunidad de hacerles cambiar de opinión y como muestra les dejo este botón de la partida Reti-Bogoljubow, Nueva York 1924:


   Juegan las blancas. Éstas tienen pieza de más y el rey negro está muy expuesto, pero ¿seréis capaces de encontrar la forma más rápida, a la vez que estética, de rematar la partida?

SOLUCIÓN
1.Tf1,Td8 (si 1...,Dd8; 2.Df7+,Rh8; 3.Dxf8+); 2.Af7+,Rh8; 3.Ae8!! y las negras abandonaron.Otra buena interceptación se produce tras 1...,De7; 2.Af7+,Rh8; 3.Ad5!!,g6; 4.Dxf8+,Dxf8; 5.Txf8+,Rg7; 6.Tg8+ y tras retirar el alfil las blancas ganan con la pieza de más.

   Concluiremos la entrada de hoy con una cita de Marcel Duchamp: "Una partida de ajedrez es una cosa plástica, visual, y si no es geométrica, en el sentido estático de la palabra, es mecánica, ya que se mueve, se dibuja, es una realidad mecánica."



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada