Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Ajedrez en cifras

   Seguro que todos nosotros, los amantes del ajedrez, alguna vez hemos sentido curiosidad por conocer algunas cifras sorprendentes relacionadas con nuestro noble juego del tipo de cuantas jugadas tiene la partida oficial más larga, o cuantas la más corta, o cual es la partida donde más jaques se han dado, por poner algunos ejemplos.
Estos datos asombrosos causan un gran impacto, sobre todo, en aquellos nuevos viajeros del universo damasquinado, haciéndoles descubrir a través de ellos, la grandeza del ajedrez, aunque, también es cierto, que a los viajeros más curtidos tampoco nos deja indiferentes. Y no me cabe duda que nos causará un gran placer comentar con los amigos todas estas cifras que a continuación expongo, y que he ido recopilando de aquí y de allá, escogiéndolas de entre otras muchas, para admiración y sorpresa de todos.

   Empezaré por colocar la partida más larga jugada en competición oficial y que no es otra que la jugada en Belgrado en 1989 entre I. Nikolic y Arsovic:


   La partida más corta en la alta competición se dió en la Olimpiada de Folkestone de 1933, y corresponde al encuentro disputado entre el escocés Combe y el letón Hasenfuss. Las negras vencen en tan solo 4 jugadas, tras conseguir una pieza de ventaja, lo que llevó a Combe al abandono inmediato:


   Otra cifra curiosa se dió en la partida MacKenzie-Mason disputada en Londres en 1882, en la que el negro efectuó 72 movidas seguidas de dama, de la jugada setenta y dos a la ciento cuarenta y cuatro:


   También llama la atención el encuentro entre Britton y Crouch jugado en Londres en 1984, en el que somos testigos de 43 jaques seguidos efectuados por el negro:


   Otro dato sorprendente lo encontramos en la partida Chajes-Gruenfeld, Karlsbad, 1923, en la que la primera captura de una pieza se produce en el movimiento 57 del blanco:


   En la partida Kudrin-Douven, disputada en Palma de Mallorca en 1989, nos encontramos con tres capturas al paso en el mismo juego:


   Y en la partida Gundersen-Faul, Melbourne, 1928, podemos ver una mate que se produce tras comer un peón al paso:


   El enroque blanco más tardío lo encontramos en la partida entre Milko Bobotsov y Borislav Ivkov del torneo Hoogovens de 1966, en la que Bobotsov se enrocó en la jugada 46:


   El enroque corto negro que más tardó en ejecutarse lo hallamos en la partida Neshewat-Garrison, Detroit, 1994, que se produjo en la jugada 48, y el enroque largo que más se demoró lo podemos ver en la partida Somogyi-Black jugada en Nueva York en 2002, donde el negro también se enrocó en la jugada 48:



   También nos sorprenderá encontrar los ocho peones blancos y los ocho negros sobre el tablero después de las 115 jugadas que duró la partida Zhong Zhang-Gennadi Timoshchenko, de la Olimpiada de Bled de 2002:


   Y en la partida T. Petrosian-D. Milanovic del VI Torneo Ciudad de Dos Hermanas Internet de 2005, también podemos ver todos los peones blancos y negros en el tablero hasta la jugada 105, prolongándose luego el encuentro hasta la jugada 199:


   Destaca la partida Szalanczy-Nguyen, Budapest, 2009, porque en ella coinciden a la vez sobre el tablero 6 damas:


   En la partida Kubikova-Novy jugada en Polsen en 2003, podemos ver como promocionan seis peones, cuatro de ellos del mismo bando:


   Y en el encuentro disputado en el torneo de Hasting de 1922 entre Bogoljubov y Alekhine, observamos como este último realiza ¡tres sacrificios de dama!:


   La primera partida de ajedrez jugada en el espacio ocurrió el 9 de Junio de 1970 entre los dos cosmonautas de la nave Soyuz-9, Vitaly Sevastianov y Andrian Nikolayev, y el personal de control en la Tierra, el general Kamanian y el cosmonauta Gorbatko, y se disputó entre la órbita 141 y 144:


   El gran David Bronstein tardó cuarenta minutos en realizar su primera jugada en una partida contra Boleslavsky, y preguntado después de por qué había tardado tanto tiempo, respondió que estaba pensando donde había dejado sus llaves de casa. Pero el record de tiempo pensando para efectuar una jugada lo ostenta el Gran Maestro brasileño Trois, conduciendo las piezas negras contra el jugador portugués Luis Santos, en la partida que les enfrentó en el Open de Vigo de 1980, donde en la jugada séptima, en la posición reflejada en el diagrama de abajo, Trois estuvo pensando su jugada nada menos que 2 horas y 20 minutos. Al terminar la partida el periodista Antonio Gude le preguntó al jugador brasileño: -"¿Por qué ha tardado tanto en responder si sólo tenía dos opciones?", a lo que Trois respondió: -"¡También yo me lo pregunto!":

Posición de "la gran pensada"

    Después de todas las sorpresas que espero os hayan causado todas estas cifras, concluiré esta entrada con una cita del escritor francés Pierre Mac Orlan (1883-1970), que dijo: "Hay más aventuras en una partida de ajedrez que en todos los mares del mundo".
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada