Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Dante y el tema Plachutta



   Después de pasado el verano, con su sol, la playa y los chiringuitos, comienza un nuevo curso escolar y mi querido perro Dante se lo ha tomado muy en serio y ha sacado el tablero y los libros y se ha puesto a la faena. Así me lo encontré ayer, sentado tranquilamente en la terraza disfrutando todavía de los últimos calores y analizando una interesante posición sobre el tablero. Como siempre, me acerqué intrigado para ver que es lo que ocupaba en esta ocasión su atención y pude observar un interesante final en el que las blancas tenían un peligroso peón pasado que, según le dije, les proporcionaba una fácil victoria. Dante me miró con cara divertida y me dijo:
   - ¡Efectivamente! Me ha sorprendido tu sagacidad. El peón de 'd6' les da a las blancas un rápido triunfo gracias a que aplican el tema Plachutta. Te habías dado cuenta ¿verdad?
Me quedé en silencio mientras a mi perro se le dibujaba una sonrisa irónica en su boca. No tenía ni idea de lo que era ese tema Plachutta ni que aplicación tenía en dicha posición que a continuación podéis ver más claramente y que corresponde a un estudio compuesto por T.B. Gorgiev, que consiguió la 1ª Mención de Honor en el Concurso de Moscú de 1935, en donde las blancas juegan y ganan:


[FEN: 8/8/3P4/2r5/4B2k/4r1p1/8/5R1K w - - 0 1]

   Después de 1.d7 las negras se encuentran con el problema de cómo detener el peón. La única forma de ganar un tiempo, con el fin de evitar la coronación es 1...,g2+!; 2.Rxg2 (Si 2.Axg2?,Td3),Te2+ (No se puede 2...Tg3+?; 3.Rf2,Tg8; 4.Th1+ que ganaría la torre); 3.Rf3,Td2 (El peón parece controlado, pero...); 4.Rf4!,Tc3 (Única para evitar 5.Th1++)


[FEN: 8/3P4/8/8/4BK1k/2r5/3r4/5R2 w - - 0 5]

   Y ahora es cuando se aplica el tema Plachutta con la jugada 5.Ad3!! (Las dos torres negras se estorbarán entre sí después de la captura obligada en 'd3'),Tcxd3 (En caso de 5...,Tc4+, las blancas no deben caer en el error 6.Axc4?,Td4+! (¡La jugada intermedia!); 7.Rf3,Txd7 y tablas, sino jugar la ganadora 6.Re3!); 6.d8(=D),Txd8; 7.Th1++. ¡Fantástico!

   Dante, adivinando mi ignorancia, me explicó que el tema Plachutta consiste en un mecanismo de obstrucción en el que una pieza se sacrifica en la casilla de intersección de dos piezas enemigas que tengan un movimiento similar, de forma que sin importar la pieza que capture, una inteferirá con la otra. El nombre del tema se debe al compositor Josef Plachutta (1827-1883) que lo aplicó en la solución de este problema que compuso en 1858 en el que las blancas dan mate en tres:


[FEN: 3B2r1/7r/4pb2/2n1k3/2K1P3/2pP1Q2/8/6R1 w - - 0 1]

   El blanco tiene posibilidades de mate con Ac7 y Dg3, aunque de momento esas casillas están controladas, pero... 1.Tg7!! el tema Plachutta! Ahora las torres negras se estorbarán),Thxg7 (Si 1...,Axg7; 2.Dg3++. Si 1...,Tgxg7; 2.Ac7+!,Txc7; 3.Dg3++. Si 1...,Cxe4; 2.Dxe4+,Rd6; 3.Ac7++. Si 1...,Ae7; 2.Dg3+,Rf6; 3.Axe7++); 2.Dg3+!,Txg3; 3.Ac7++.

Josef Plachutta
    Llegados a este punto, Dante me preguntó si lo había entendido claramente, a lo que respondí que sí, pero debió de notar algunas dudas en mi rostro, porque me propuso enseñarme algunos otros ejemplos para que me quedara completamente claro.
   La siguiente posición corresponde a un problema compuesto por William Shinkman, publicado en White Rooks en 1910, en el que las blancas dan mate en tres:


[FEN: 3k3K/R2p2R1/p2P4/8/3P4/8/q5b1/8 w - - 0 1]

   La dama negra defiende 'g8' y el alfil 'a8', así que la solución es, por supuesto, 1.d5! Si ahora 1...,Dxd5; 2.Ta8+,Dxa8; 3.Tg8++ y si 1...,Axd5; 2.Tg8+,Axg8; 3.Ta8++.

   Otro ejemplo es la siguiente obra del francés Jean-Marc Loustan, publicada en Le Journal de Geneve en 1976 en la que las blancas dan de nuevo mate en tres:


[FEN: 5k2/1r6/3K2R1/2Q5/7B/4r3/8/8 w - - 0 1]

   Ahora vi la solución en un segundo empezando con 1.Ae7+! y si 1...,Texe7; 2.Df5+,Tf7; 3.Dc8++ y en caso de 1...,Tbxe7; 2.Dc8+,Te8; 3.Df5++.

   El siguiente diagrama es un estudio de Henri Rinck de 1929 en el que las blancas juegan y ganan:


[FEN: 4k3/8/3pKp1P/pP6/3Bp3/1P2P3/r6P/4r3 w - - 0 1]

   El blanco busca coronar alguno de su peones, así que empieza con 1.b6!,Tb1 Esta torre detendrá al peón 'b', mientras que la otra se encargará de hacer lo mismo con el peón 'h'. Al menos eso es lo que piensan las negras. No vale 1...,Rd8; 2.h4!,Th2; 3.h7,Txh4; 4.Axf6+. Ahora viene la interferencia Plachutta que sentencia rápidamente la partida con 2.Ab2!!


[FEN: 4k3/8/1P1pKp1P/p7/4p3/1P2P3/rB5P/1r6 b - - 0 1]

   Si 2...,Tbxb2; 3.h7,Txh2; 4.b7 ganando y si 2...,Taxb2; 3.b7,Txb3; 4.h7 y el peón corona.

   Otro estudio de Henri Rinck, esta vez de 1932, es el que muestra el siguiente diagrama en el que las blancas juegan y ganan:


[FEN: 3k4/P2p2P1/p1bPq3/2p5/p2P4/PpP5/1K1P1p2/R4B2 w - - 0 1]

   Las blancas comienzan con dos brillantes sacrificios de atracción 1.Ac4!,Dxc4 (no sirve 1...,Ad5; 2.Axd5,Dxd5; 3.a8(=D)+,Dxa8; 4.g8(D)++); 2.Th1!,Axh1 (también pierde 2...,Re8; 3.Th8+,Dg8; 4.Txg8+,Rf7; 5.Tf8+,Rxg7; 6.Txf2, con un final ganado)


[FEN: 3k4/P2p2P1/p2P4/2p5/p1qP4/PpP5/1K1P1p2/7b w - - 0 1]

   Ahora es el momento de Plachutta con 3.d5!!,Axd5 (es lo mismo 3...,Dxd5; 4.a8(=D)+!,Dxa8; 5.g8(=D)++); 4.g8(=D)+!,Axg8; 5.a8(=D)++. ¡Brillante!

   Dante estaba inspirado, así que aún me mostró otro ejemplo, esta vez obra de T. Kok del año 1936, en el que las blancas juegan y ganan:


[FEN: 3k4/3p2N1/P2P1P2/6r1/2Kp2r1/3P4/6P1/8 w - - 0 1]

   La solución empieza con 1.g3!! (Una jugada muy fina como luego se verá. El intento 1.f7? lleva a la igualdad tras 1...,Tf4; 2.Cf5,Tgxf5; 3.f8(=D)+,Txf8; 4.a7,Re8; 5.a8(=D)+,Rf7),Txg3; 2.f7!,Tf3; 3.Cf5!! (El tema Plachutta de nuevo. Las dos torres se obstruyen la una a la otra tras el sacrificio en el punto de intersección 'f5').


[FEN: 3k4/3p1P2/P2P4/5Nr1/2Kp4/3P1r2/8/8 b - - 0 1]

   3...,Tgxf5 (Malo sería 3...,Tfxf5; 4.a7,Ta5; 5.f8(=D)++); 4.f8(=D)+!,Txf8; 5.a7,Re8; 6.a8(=D)+,Rf7; 7.Dxf3+ y cae la torre, a diferencia de la variante señalada en la primera jugada.

   Ahora que había entendido plenamente la esencia del tema Plachutta, mi sorpresa aumentó cuando Dante me comentó que no debía creer que este tema aparecía sólo en estudios y problemas, sino que se podían encontrar ejemplos ocurridos en partidas reales. De hecho, en la primera partida que me mostró se realizó "una de las jugadas más espectaculares de la historia del ajedrez", según palabras del conocido jugador y autor Fred Reinfeld. La partida en cuestión se jugó en Nápoles en 1914 entre el gran Siegbert Tarrasch y un grupo de consultores formado por Davide Marotti (que fué campeón de Italia en 1921), E. Napoli, De Simone y Del Giudice.


[FEN: 2r3r1/3q3p/p6b/Pkp1B3/1p1p1P2/1P1P1Q2/2R3PP/2R3K1 w - - 0 31]

   En la anterior posición, donde les correspondía mover a las blancas, Tarrasch efectuó la extraordinaria jugada 31.Ac7!!!, que forzó la rendición del negro. En efecto si 31...,Txc7; 32.Db7+!,Txb7; 33.Txc5++ y si 31...,Dxc7; 32.Txc5+!,Dxc5; 33.Db7+,Rxa5; 34.Ta1++. ¡La realidad superando a la ficción!

Siegbert Tarrasch

    Podéis ver la partida completa en el visor:


   Otro caso de la vida real lo encontramos en la posición que aparece a continuación correspondiente a la partida Sajoian-Turkestanisvili, URSS, 1971, en la que las negras juegan y ganan:


[FEN: 3Q4/p7/7p/5b2/2P1p1P1/1Rq4k/P2p1P2/6K1 b - - 0 1]

   La continuación fué 1...Dd3!!; 2.Dxd3 (Si 2.Txd3+,exd3 y el peón corona),exd3; 3.Tb1,Axg4 y las blancas abandonaron ante la inevitable coronación del peón.

   Otro ejemplo se dió en la partida Bogoljubov-Duras, Manheim, 1914, en donde en el diagrama que vemos a continuación les toca mover a las negras:


[FEN: 6r1/p4k2/Pp3p2/5N2/1B3b2/3r3n/1PR5/5R1K b - - 0 1]

   En este momento Duras jugó 46...,Cf2+! y Bogoljubov abandonó ante 47.Tfxf2,Td1+; 48.Ae1,Txe1+; 49.Tf1,Txf1++ o 47.Tcxf2,Th3+; 48.Th2,Txh2++.

   Podéis seguir la partida completa seguidamente:


   Aún tenía Dante otro enfrentamiento en el que ver el tema Plahutta, en este caso un encuentro jugado por correspondencia en 1984 entre Pospisil y Keller. Juegan las blancas y ganan:


[FEN: rn2r1k1/5q1p/pB1Rb1pQ/4pN2/2p3P1/2P4R/P1P4P/6K1 w - - 0 1]

   Pospisil jugó la estupenda 24.Ce7+! y Keller abandonó. Las variantes que justifican la rendición negra son: a) 24...,Dxe7; 25.Txe6,Dxe6; 26.Dxh7+,Rf8; 27.Ac5+,Te7; 28.Dh8+,Dg8; 29.Axe7+,Rf7; 30.Th7+,Dxh7; 31.Dxh7+ con final ganado; b) 24...,Txe7; 25.Txd8+,Te8; 26.Txe8+,Dxe8; 27.Dxh7+,Rf8; 28.Ac5+ y las negras pierden la dama y reciben mate seguido; c) 24...,Rh8; 25.Cxg6+,Rg8; 26.Cxe5,De7; 27.Txe6,Dxe6; 28.Dxh7+,Rf8; 29.Tf3+,Df7; 30.Txf7++.

   La partida entera podéis reproducirla a continuación:


   Para finalizar su "clase magistral", Dante me mostró una última posición para que intentara resolverla, ahora que me había convertido en todo un experto en el tema Plachutta. Me dijo que me tomara mi tiempo y él siguió estudiando nuevas posiciones con sus libros.  Las blancas juegan y logran hacer tablas pese a la pieza de menos:


[FEN: R3b1k1/3n1r1p/4r1p1/1p2B3/3R1P2/2P5/1P4PP/6K1 w - - 0 1]

   Estuve pensando y pensando hasta que encontré una posible solución empezando con 1.Td6!! Ahora no es posible 1...,Txd6; 2.Txe8+,Tf8; 3.Txf8+,Rxf8; 4.Axd6 con un final ganado, así que sólo queda jugar 1...,Tee7; 2.Txd7,Txd7; 3.Txe8+ con tablas o 1...,Tfe7; 2.Txe8+,Txe8; 3.Txd7 con tablas también. Le mostré la solución a Dante, que seguía enfrascado en sus estudios y me felicitó de forma efusiva. ¡La solución era correcta! Como "premio" me regaló un antiguo recorte, que no se de donde habría recortado, del cual me dijo que había conocido esta partida:


   Aunque estaba muy contento de haber resuelto el problema planteado por Dante, me asaltó una duda que intenté que me aclarara interrumpiéndole nuevamente en sus estudios:
   - Según creo haber entendido, en el tema Plachutta se sacrifica una pieza para interferir en la acción de las dos piezas enemigas...
   - Así es -contestó.
   - Pero en este problema, aunque las dos torres negras se estorban una a la otra, no hay ningún sacrificio de pieza, ¿no es así? No sería el tema Plachutta exactamente...
   - ¡Correcto! -exclamó Dante- ¡Te has dado cuenta! En este caso en el que no se sacrifica pieza, el nombre del tema cambia un poco, se trata de...el tema Wurzburg-Plachutta. Pero eso es para otra clase -añadió entre risas al ver mi cara de perplejidad.

   Termino la entrada de hoy con dos frases que me dijo mi perro antes de volver al estudio de sus libros. La primera es del filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset (1883-1955) que afirmó: "Cada vez que enseñes, enseña también a dudar de aquello que enseñas" y la segunda es del bibliotecario estadounidense John Cotton Dana (1856-1929) que aseveró: "Quien se atreva a enseñar nunca debe dejar de aprender".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada