Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

sábado, 23 de julio de 2011

Bajando la guardia

   ¡La victoria está cerca!, o ¡La ventaja es decisiva!, o ¡Esto ya está hecho!, e incluso  ¡Un poco más y salvo la posición!; hermosas frases que en muchas partidas pasan por la cabeza del ajedrecista cuando está a punto de alcanzar el triunfo o de arrancar unas merecidas tablas. La línea de meta se ve tan cerca, se puede tocar ya con la punta de los dedos, que se produce una extraña relajación que nos hace bajar la guardia, y esto nos conduce directamente al desastre. La inminente victoria se convierte en derrota o las ansiadas tablas se diluyen cual azucarillo en un café, y es que hasta el último momento hay que estar siempre ojo avizor, y sino fijaos en los siguientes dramáticos ejemplos.
  
   El primero corresponde a la partida Kreiser-Willmes, Sarre 1961:


   Las negras jugaron 1...,Cg8. Una jugada que las blancas no valoraron en su justa medida, y sin sospechar que les acechara ningún peligro, siguieron despreocupadamente con 2.Ra6,Rb8; 3.a4,Ce7!; 4.a5?? y ahora se encontraron con 4...,Cd5!! y contra Cc7++ no hay solución posible. Las blancas abandonaron.

   La siguiente posición pertenece al encuentro Strobel-Bachmann, Torneo de copa,Treuen, 1960:


   Las blancas acaban de jugar 1.Cb6-c4 y las negras creyendo que el conductor de las piezas claras se había equivocado, bajaron la guardia y entraron de lleno en una combinación que creían que les llevaba directamente a la victoria, pero que en realidad era una celada que les condujo a la derrota. 1...,Txc4+??; 2.Rxc4,Ce3+; 3.Rc5,Cxf1; 4.Rb6,Ce3 .El caballo ha quedado alejado de los peones blancos y no podrá hacer nada para detener su inexorable marcha.


5.Rxb7,Cc4; 6.a6,Cd6+; 7.Rb6,Cc8+; 8.Rb7,Cd6+; 9.Rb8,Cb5; 10.a7,Cxa7; 11.Rxa7, y las negras abandonaron.

   Oto ejemplo lo tenemos en el próximo diagrama de la partida Donner-Spanjaard, Torneo Ritmeester, Holanda, 1961, donde juegan las blancas:


   Donner llevaba un alfil de ventaja y, probablemente, tras 1.Tf7+ y 2.h6, las negras habrían abandonado. Pero el blanco se relajó y jugó, posiblemente con la idea de ampliar aún más su ventaja de material, la jugada perdedora 1.Tha7??, y tuvo que ver cómo su sonrisa se transformaba en llanto. ¿Véis cómo las negras ganaron rápidamente?

SOLUCIÓN
1...,Th1+!!; 2.Rxh1,Rg3!! y las blancas están indefensas ante 3...,Te1++.

   Un caso parecido al anterior ocurrió en el encuentro Filip-Darga,Oberhausen, 1961:


   Filip, creyendo que estaba a punto de forzar el abandono del negro, jugó descuidadamente 1.Dxh7+??, y después de 1...,Rg4!; 2.Txb7,Rh3!!, se encontró con que no podía evitar el mate en 'g2'. Si no hubiera bajado la guardia se habría percatado que con 1.g4+,Re5; 2.Tc5+, habría ganado fácilemente.

   Observad atentamente la siguiente posición de la partida Menas-Braunstein, Bucarest, 1960:


   Las blancas, que ya han obtenido su dama, se enfrentan ahora al problema de detener al peón negro de 'h2'. Menas jugó 1.Dh8??, y tras 1...,h1(=D); 2.Dxh1 ¡las negras estan ahogadas!. Simplemente con un último esfuerzo de concentración habrían dado con la jugada que les brindaba el punto entero. Es muy fácil, así que la descubriréis en un segundo.

SOLUCIÓN
1.Dxf4+!!,Rxf4; 2.Rg2! y las blancas ganan.

   El siguiente diagrama muestra un fragmento de la partida Elstner-NN, Berlin, 1960:


   Está claro que las blancas, que acaban de jugar 1.Rf3-e4, tienen ventaja en esta posición, pero el negro no opuso ninguna resistencia a su derrota y jugó alegremente 1...,Rxh5?? y tras 2.Rf5!!, se encontró con que le amenazaban mate con g4. 2...,Ag3; 3.b3!, jugada de espera que fuerza a moverse al alfil y sirve en bandeja el citado mate en 'g4'. Las negras se rindieron.

   Uno de los grandes errores de bajar la guardia, lo encontramos en el siguiente diagrama, que corresponde a una partida de dos grandes monstruos del ajedrez, Nigel Short - Alexander Beliavsky, de un no menos importante torneo, el de Linares de 1992:


   Es el turno de las negras que jugaron 1...,f6+. Short vió ahora que 2.Cxf6,Axg2; 3.Af5,Re7 le dejaría con unas posibilidades prácticamente nulas de ganar, al igual que tras 2.Rd4,Rf7. Así que en un monumental descuido, impropio en un jugador de su talla, que recordemos llegó a disputar la final del campeonato mundial de la PCA contra Kaspárov en 1993, jugó confiadamente a ganar con 2.Re6??, y las negras de Beliavsky, al que los grandes maestros apodan "Satanás", le dieron mate con 2...,Ac8++. ¡Imaginad la cara que se le quedaría al bueno de Nigel! ¡Hay que estar atentos hasta el final, amigo Short!

   La situación de las blancas en la siguiente partida Venkataraman-Bapiraju,  Campeonato de India, 1960, es ganadora:


   De tal forma que, bajando la guardia, jugaron confiadamente 1.d7??, pensando que las jugadas ...b1(=D), Txb1, Txb1 ya habían sucedido y en tal caso la jugada efectuada les daba la victoria. Si hubieran estado atentos hasta el último segundo no habrían caído en esa alucinación y con 1.e7! hubieran logrado la victoria. La partida siguió con 1...,Rf6; 2.Tb6,Re7; 3.Txb2,Rxe6 y se acordaron las tablas.

   Otro ejemplo del tema que estamos tratando lo encontramos en la partida Nei-Bronstein, Campeonato de la URSS, 1960:


   Está claro que la posición negra es a la larga ganadora, pero Nei, no ofreció toda la resistencia que podía y después de 1...,Cd2+!; 2.Rxf4?,Af2!, tuvo que abandonar, porque no se puede evitar el mate que darían las negras con 3...,g5++.

   Como último ejemplo le echaremos un vistazo a la siguiente posición de la lucha Nurmamedov-Volovich, Rostov, 1960:


   Aquí las blancas bajaron nuevamente la guardia y ofrecieron las tablas, que fueron aceptadas rápidamente por el conductor de las negras. Si Nurmamedov hubiera estado atento y hubiera exprimido sus posibilidades, hubiera encontrado, seguro, la continuación ganadora, que seguro vosotros sí seréis capaces de hallar. ¡No bajéis la guardia y suerte!

SOLUCIÓN
1.g4,e1(=D); 2.Cxe1,Rxe1; 3.Rg3,Re2; 4.h4,Re3; 5.g5,hxg5; 6.h5!, y el alfil negro no puede detener a los dos peones blancos a la vez.

   Concluiré la entrada de hoy con dos frases que nos invitarán a reflexionar para que nunca nos confiemos en exceso y bajemos la guardia. La primera es del escritor español del Siglo de Oro, Baltasar Gracián, que afirmó: "La confianza es madre del descuido", y la segunda del filósofo latino Lucio Anneo Séneca, que aseveró: "Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menor se debe confiar en ella".


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada