Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

martes, 2 de agosto de 2011

Estos perros nunca se cansan



   Otra vez mi perro Dante haciendo de las suyas. Al volver hace unos días a casa me lo encontré como podéis apreciar en la foto de arriba. Totalmente concentrado, tratando de encontrar la continuación ganadora en la interesante posición que refleja el tablero, que había extraido de un pequeño, pero interesante, libro de Baranov, "Ataques al rey", de la desaparecida Colección escaques de la editorial Martínez Roca, en el que según reza en su solapa "... Baranov, autor de este excelente manual, relata los procedimientos y métodos de ataque y los principios estratégicos que deben guiar su mejor conducción. El ataque al rey es examinado en todas las etapas de la partida: apertura, medio juego y final, aunque Baranov analiza más detallladamente el ataque en el medio juego, fase en la cual éste tiene lugar con más frecuencia. Otro gran trabajo de la Escuela Soviética que, por su claridad y sencillez, está al alcance de cualquier aficionado por escasa que sea su preparación teórica."
   La verdad es que en su poco más de cien páginas, nos podemos encontrar una multitud de ejemplos perfectamente escogidos donde aprender diferentes medios para atacar al rey adversario, y como si Dante no hubiera dado aún suficientes muestras de su habilidad en esta faceta del juego (os invito a que lo comprobéis en entradas anteriores), él sigue porfiando para alcanzar cotas más altas. Supongo que ha hecho suya aquella frase de Séneca que decía: "¡Estudia!. No para saber una cosa más, sino para saberla mejor".

   La posición que tan absorto estudiaba Dante, corresponde a la partida Jolmov-Bannik, Minsk, 1962 y es la que refleja el siguiente diagrama:


    Es el turno de las blancas, que empezaron el asalto a la posición del rey negro con 1.Ae6!, que anula la defensa del peón de 'g6'. Ahora a 1...,fxe6; 2.Dxg6+,Ag7; 3.Cxe6. 1...Rg7. Parece que las negras han estabilizado su posición. Pero ahora seguirá un bonito ataque, basado en la mayor movilidad de las piezas blancas y en la superioridad de fuerzas en el flanco de rey, principal área de batalla. 2.Ah6+!,Rxh6; 3.Cf5+!


   3...,gxf5; 4.Dd2+,Ag5; 5.Th3+,Rg6; 6.Axf5+, y las negras se rindieron ante 6...,Rf6; 7.Ac2+,Rg7; 8.Dxg5+.
   En la posición del último diagrama, le pregunté a Dante que que ocurría si las negras en vez de jugar 3...,gxf5, retiraban su rey con 3...,Rh7. Me miró con cara de paciencia, para acto seguido tumbarse a descansar, mientras me decía: "Descúbrelo tú mismo, creo que está bastante claro".


SOLUCIÓN TRAS 3...,Rh7
4.Th3+,Rg8; 5.Cxe7+,Txe7; 6.Dxg6+,Rf8; 7.Th8+,Axh8; 8.Txf7+,Re8; 9.Tf8+,Rxf8; 10.Dg8++.

   Me costó un poco descubrir la solución, que por cierto convendréis conmigo en que es de gran belleza, pero con la satisfacción de no tener que rebajarme a pedirle a Dante que me la enseñara, me puse serio y seguidamente le dije con voz autoritaria: "¡Anda, levántante ya del suelo y deja de hacer el perro!". Cuando se fué, cogí el libro y antes de devolverlo a su estante de la librería, pensé que sería muy interesante compartirlo con todos vosotros, para estudiarlo detenidamente como lo había hecho Dante, y es que como afirmó el gran humanista holandés Erasmo de Rotterdam (1466-1536): "En el estudio no existe la saciedad".






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada