Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

miércoles, 17 de agosto de 2011

El blog cumple un año



   "El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo como ayer...". Así empieza una bella canción del genial Pablo Milanés, y aquí estamos un año más viejos y con unas cuantas cicatrices nuevas en el alma, para celebrar que "Ajedrez, sin duda" cumple un año. Como es bien sabido que las cicatrices no ayudan a andar, dejémoslas a un lado y festejemos como se merece este proyecto que empezó con toda mi ilusión hace ya doce meses, y que espero haya hecho disfrutar del aspecto más lúdico y festivo del ajedrez a todos los lectores que han visitado el blog durante este tiempo. Porque ese era el objetivo: mostrar otra cara de nuestro juego alejada de farragosas variantes de aperturas, o de profundos análisis de posiciones o de la actualidad más candente de matches y torneos. Quería plasmar y compartir esa parte del ajedrez más divertida que siempre me cautivó y me sigue cautivando, ese universo lleno de personajes curiosos, combinaciones deslumbrantes, errores increibles..., ese universo donde habita el arte en su estado más puro.
   Un año después, y confiando en haber logrado mi objetivo, sigo con la misma ilusión que antes y prometo, familiares y amigos, aunque tal vez alguno lo vea como una amenaza, seguir en la brecha para tratar de cumplir un año más, aunque a veces los vientos de la vida soplen en contra, y empujen la nave hacia las rocas. Seguiré remando con todas mis fuerzas, porque como dijo Antonio Machado, "hoy es siempre todavía", y como siempre, llevo un buen compañero de viaje: el ajedrez, sin duda.
   Y para celebrar como se merece esta feliz ocasión, que mejor manera que a modo de doce velas, una por cada mes de vida del blog, que tuvieramos que soplar en una imaginaria tarta de cumpleaños, os presente doce magníficas posiciones entresacadas de entre las mejores que me han hecho amar este noble y bello juego que es el ajedrez.
   Mientras tratamos de resolverlas, levantemos nuestras copas y brindemos por nosotros. ¡Salud!


   La primera vela corresponde a la conclusión de un estudio de Troitski, Novoe Vremia, 1896, donde las blancas juegan y hacen tablas:


SOLUCIÓN
1.c7,Cb7; 2.c8(=C)! (si 2.c8(=D)?,Cd6+), Axc8; 3.Rb6,Cd6; 4.Rc7 y la horquilla del rey gana una pieza.

   La segunda, que ya os adelanto que es un poco complicada, es de esas velas de broma que no se consiguen apagar fácilmente, corresponde a un estudio de Kúbbel, Listok shajmantnogo, 1921, en donde las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.De4+,Rb8; 2.Tb6+,Axb6 (2...,Rc8; 3.Db7+,Rd7; 4.Ce5+); 3.Ra6!,Td7; 4.Da8+,Rxa8; 5.Cxb6+,Rb8; 6.Cxd7+,Rc8; 7.Cxf8, ganando.

   La tercera es un estudio de Bianchetti, L'Italia Schacchistica, 1924, en el que las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Ab2,Th6; 2.Tg4+,Rh7; 3.Tg7+,Rh8; 4.Rb1! ganando la torre. Si 1...,Tf7; 2.Th4+,Rg8; 3.Th8++ y si 1...,Rh7; 2.Td7+ ó 1...,Rg8; 2.Tg4+.

   La siguiente es un estudio de Troitski, Deutsche Schachzeitung, 1896, y las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Rf4,Rf2 (se amenazaba 2.Tg8+, coronando el peón); 2.Re4,Re2; 3.Rd4,Rd2; 4.Rc5,Rc3 (si 4...,Tc1+; 5.Rb4,Tb1+; 6.Ra3,Ta1+; 7.Rb2,Ta6; 8.Td8+ y el peón corona); 5.Tc8!,Txa7; 6.Rb6+ y se gana la torre.

   La quinta vela está sacada de un estudio de Troitski, Novoe Vremia, 1895, en el que las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.g8(=D)+,Rxg8; 2.Re6,Rh8; 3.Rf7,e5; 4.Ag7++.

   La sexta posición está tomada de un estudio de Borgström, Tidskrift för Schack, 1956, y las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Dc3! (amenazando 2.De3++),Dxf3 (si 1...,Rg5; 2.f4+, con rápido mate); 2.Dc1+,Re4; 3.Dc4++.

   El siguiente diagrama representa un estudio de Fritz, Prace, 1953, en donde las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.b7,Ta7; 2.Te1+,Rd8; 3.Te7!,Rxe7; 4.b8(=D) y las blancas ganan porque también se pierde el peón de 'b4', ya que si 4...,Ta4; 5.Dc7+ y 6.Dc6+, ganando la torre.

   La octava vela es un estudio de Rinck, National Zeitung, 1921 y las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Te7+,Rh8; 2.Rh6,Tge8; 3.T1d7,Rg8; 4.Tg7+,Rh8; 5.Th7+,Rg8; 6.Tdg7+,Rf8; 7.Th8++.

   Para la novena vela tenemos otro estudio de Rinck, La Stratégie, 1920, en el que las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Te4+,Rc3; 2.Td4!,Rxd4; 3.d7,Re3! (intentando ahogarse. Si 3...,d1(=D); 4.d8(=T)+ gananado la dama); 4.d8(=T)!,Re2; 5.Rh3,d1(=D); 6.Txd1,Rxd1; 7.Rg4 y las blancas tienen ganado el final de peones.

   En la décima vela nos encontramos con un estudio de Rinck, Budapest, 1911, y las blancas juegan y ganan:


SOLUCIÓN
1.Tg7 (se amenaza 2.a7),Rc2 (o 1...,Te1; 2.Tg1!,Txg1; 3.a7); 2.Tg2+,Rb3; 3.Ta2!,Rxa2; 4.a7 y las negras no pueden evitar que el peón corone.

   Para la penúltima vela nos enfrentamos con estudio de Cook, Handbuch des Schachspiels, Von der Lasa, 1864, en donde las blancas juegan y hacen tablas:


SOLUCIÓN
1.Tb7+,Rc8; 2.Tb5,c1(=D); 3.Tc5+,Dxc5 y las blancas están ahogadas.

   Por fín llegamos a la última vela, la número doce en la que tenemos que resolver un interesante estudio de Herbstman, Tyovaen Shakki, 1934, en el que las blancas juegan y ganan. Después de la primera jugada del blanco, las negras pueden escoger entre tres respuestas, y según cada una de ellas, nos encontramos con una sorpresa diferente. ¡Cuando lo hayáis resuelto lo comprenderéis!:


SOLUCIÓN
1.Ah7+ y ahora según la respuesta negra tenemos a) 1...,Rxh7; 2.exf8(=C)+!!(si 2.exf8(=D)?,Dxd1+) y 3.Cxd7. b) 1...,Rg7; 2.exf8(=A)+!! (si 2.exf8(=D)+,Rh7!; 3.Txd7 conduce al ahogado) y 3.Txd7. c) 1...,Rh8; 2.exf8(=T)+!! (si 2.exf8(=D)+,Rxh7; 3.Txd7, con ahogado). Según cada respuesta del negro, sorprendentemente, podemos ver una coronación diferente de pieza. ¡Espectacular!

   Bueno, pues hasta aquí llegó la fiesta. Gracias a todos los que habéis pasado alguna vez por mi blog durante este año y deseo que os hayáis divertido tanto como yo . Esperemos que la fiesta del año que viene sea mucho mejor, y es que ya habré tenido tiempo de aprender a bailar, porque "la vida no se trata de esperar a que pase la tormenta, se trata de aprender a bailar bajo la lluvia".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada