Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

viernes, 12 de agosto de 2011

Ahogando penas con Reshevsky

   El científico y escritor alemán Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799) escribió una vez: "Se ahoga más gente en los vasos que en los ríos", y hoy, que mientras escribo esto, estoy tratando de ahogar mis penas en más de un vaso, (o tal vez debiera decir copa), por culpa de una cruel dama, y lamentablemente para mí, no la de mi tablero de ajedrez, he recordado al gran cantautor Ismael Serrano, que en la introducción a su  canción "Cien días", en uno de sus conciertos decía: "Aquella noche éramos varios los que intentábamos ahogar nuestras penas; lo que sucedía es que nuestras penas habían recibido largos cursos de natación". Justamente eso es lo que me está pasando a mí. Pero como esto es un blog de ajedrez, mientras mis penas siguen nadando obstinadamente, sin compasión, me ha venido a la cabeza, queridos familiares y amigos, la figura de Samuel Reshevsky. Este niño prodigio del ajedrez que nació en Ozorkow (Polonia) en 1911 y falleció en Nueva York en 1992, aprendió a jugar al ajedrez a los cuatro años y con tan sólo ocho años, dió la vuelta al mundo disputando sesiones de simultáneas contra adultos, en las que en la mayoría de veces vencía a sus adversarios. La familia de Reshevsky emigró a Estados Unidos en 1920, país en el que se nacionalizó, y ganó seis veces el campeonato de Estados Unidos, con quien ganó la Olimpiada en 1937. Fué candidato al título mundial en 1948, 1953 y 1968, aunque no consiguió alcanzarlo nunca, y entre sus hazañas podemos considerar la de haber jugado con todos los Campeones del Mundo, exceptuando a Steinitz y Kasparov.
   Pero Reshevsky tenía un serio problema con el ahogado. Un problema recurrente que le aparecía misteriosamente cada once años. Su primer episodio ocurrió en el año 1942, durante la disputa del Campeonato de los Estados Unidos, y concretamente en su partida contra Pilnik:


   Pilnik, jugando con blancas en este momento jugó 1.Df5, que parece oponerse al avance del peón 'g' del negro, aunque Reshevsky calculó que después de 1...,g4; 2.Dxg4,De1+; 3.Rg2,Dg3+, las blancas podían abandonar, por lo que jugó confiadamente 1...,g4??, pero después de 2.Df2!!, se dió cuenta que tras la obligada captura de la dama, las blancas estan ahogadas.

   Once años después, durante el Torneo de Candidatos disputado en Zurich en 1953, Reshevsky, con blancas, se encontró en la siguiente posición en su partida contra Geller:


   Según los análisis de los expertos, las únicas opciones de victoria pasaban por 1.Ta8!, pero nuestro protagonista jugó confiadamente 1.Tf6??, a lo que siguió 1...,Te3+; 2.Rf2,Ta3; 3.g3. Después de 3.Txf5+,Rh4 se llega a una posición de tablas teóricas con 4.Tg5,Ta2+; 5.Rf3 (si 5.Rg1,Ta1+; 6.Rh2,Th1+!),Tf2+!. Pero la jugada de la partida, permite a Geller conseguir unas tablas brillantes con la estupenda jugada 3...,Tf3!!.


   Ahora si se captura la torre, las negras estan ahogadas, igual que tras 4.Rg2,Txg3+; 5.Rxg3, por lo que Reshevsky optó por 4.Re2, aunque no pudo evitar las tablas después de 4...,Txg3; 5.Txf5+,Rxh4; 6.Rf2,Ta3; 7.Tg5,Tb3; 8.Tg1,Rh5; 9.Re2,Ta3; 10.f5,Ta5.

   Y de nuevo once años más tarde, en 1964, durante la disputa del Campeonato de Estados Unidos, nos encontramos con esta posición en la partida Evans-Reshevsky:


   Reshevsky tiene también en esta ocasión la partida ganada con 1...,Dg6; 2.Tf8,Te1+; 3.Rh2,De6 proponiendo el cambio de damas y amenazando entrar por 'a2' o por 'h3' en caso contrario, pero en vez de ello volvió a caer en el mismo errror que en las dos ocasiones precedentes y de nuevo tuvo problemas con el ahogado después de 1...,Dxg3??; 2.Dg8+!!,Rxg8; 3.Txg7+! y ahora si las negras no capturan la torre, con el consiguiente ahogado, no pueden evitar que la torre blanca les dé jaque continuo por la séptima horizontal. Se cuenta que el bueno de "Sammy" murmuró en este momento: "¡Qué necio!" y es que, a la tercera, tampoco fué a la vencida.

   En fín, que mientras sigo aquí, aferrado al vaso, tendría que enviar a mis penas a jugar una buena partida con Reshevsky, después de visto lo visto, sería lo más efectivo para poder ahogarlas, porque no olvidemos que aunque las penas no matan, ayudan a morir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada