Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Nunca es pronto para rendirse

    Nunca es pronto para rendirse es lo que debieron pensar los protagonistas que vamos a encontrarnos hoy en el blog. Es cierto que las cosas hay que hacerlas en su momento y no demorarlas para un instante posterior, porque como dijo la novelista austríaca Marie Von Ebner-Eschenbach (1830-1916): "Cuando llega el tiempo en que se podría, ha pasado el tiempo en que se pudo", pero hay situaciones deseperadas en las que conviene conservar la calma, mantener la cabeza fría y contar hasta diez antes de tomar una decisión cuyas consecuencias son irreversibles. Seguro que ese tiempo gastado nunca será perdido.
Así que en las partidas que veremos a continuación observaremos como uno de los jugadores, creyéndose vencido, consideró que no hacía falta continuar inutilmente la lucha y que era mejor rendir las armas en ese momento sin retrasar más de lo necesario lo inevitable. Pero como he dicho antes, si hubiesen mirado el tablero con tranquilidad y espíritu crítico, si se hubieran tomado un tiempo de reflexión sereno y no se hubieran precipitado en su dictamen, el resultado final hubiera sido muy distinto. Y si no, comprobadlo vosotros mismos...

   La primera posición corresponde a la partida Likarev-Peltz, Campeonato de Ucrania, 1964, y les corresponde jugar a las blancas, que jugaron, seguramente convencidas que era el tiempo de rendirse,  1.Da8+?? y abandonaron tras 1...,Dg8:


   Seguro que tomándose un tiempo de reflexión podrían haber descubierto como salvar la partida con 1.De5+!!,Rh7; 2.Dg7+!!,Rxg7 y tablas por ahogado. Si las negras juegan 2...,Dg7; 3.Db8+!!, y también las blancas están ahogadas.

   La siguiente posición está sacada del encuentro Ziese-Bade, Wuppertal, 1974, y las blancas acaban de jugar 1.Ce6-f8:


   Las negras ante el mate en 'h7' abandonaron, pero no hacía falta tener tanta prisa. Había que contar hasta diez, como ya dije, y jugar simplemente 1...,Dxf4+!!; 2.gxf4,Af6+!!; 3.Dxf6 y ahogado.

   Interesante es el siguiente diagrama de la partida Sax-Smejkal, Vrbas, 1977, en el que las blancas han sacrificado una torre para llevar el peón hasta 'e7' que esta amenazando con coronar, a la vez que se amenaza un mate en 'g7'. Ante esta doble amenaza Smejkal abandonó:


   El jugador checo pasó por alto una bonita combinación, que le hubiera dado medio punto, por abandonar antes de tiempo. Se hubiera salvado con 1...,Td2+; 2.Rh3,Th2+!; 3.Rxh2,Ta2+; 4.Rh3,Th2+!; 5.Rxh2


   Y ahora siguiendo con la misma idea 5...,Db2+; 6.Rh3,Dh2+!; 7.Rxh2 y tablas.

   La siguiente posición es de la partida Stanec-Kosten, Copa de Europa por equipos de Slough, 1997:


   Las negras acaban de jugar 1...,Dh3-h6??, y las blancas sin pensárselo mucho abandonaron, cuando tenían a su disposición la continuación 2.Tf7+!,Rxg6; 3.Tf6+! y tablas por ahogado. En caso de 2...,Rg5; 3.Th7,Dxg6+; 4.Tg7 y si 2...,Re6; 3.g7, y las negras podrían incluso perder.

   La siguiente posición corresponde al enfrentamiento entre Wittmann-Rodríguez, Praga, 1980:


   Wittmann, pensando que el mate era inevitable rápidamente abandonó. De nuevo, con una reflexión profunda, seguro que hubiera encontrado 1.Txb3+,Rxa2; 2.Ta3+!,Rxa3; 3.Dd3+!,Dxd3, y las blancas están ahogadas. ¡Otro caso de precipitación!

   En el siguiente diagrama de la partida Fuller-Browne, Olimpiada de Buenos Aires, 1978, las blancas que son mano perdieron tras jugar atolondradamente 1.Rg3?,Th1; 2.Ta6,h4+:


   Aunque la salvación en este caso, todo hay que reconocerlo, es más complicada que en los ejemplos anteriores, otra vez, empleando un poco de tiempo en analizar sin desánimo la posición, hubiera llevado a descubrir la jugada salvadora 1.e4!!, a la que seguiría 1...,Th4 (si 1...,f4??; 2.Tf6+!!,Rxf6 y ahogado o jaque continuo); 2.exf5,Tf4+; 3.Re3,Txf5; 4.Re4,Tg5


    Y se pueden conseguir las tablas siguiendo con 5.Ta6!,Rg7; 6.Ta7+,Rh6; 7.Ta8!, pues la torre negra debe permanecer en 'g5' para defender el peón 'e', el peón 'h' no puede avanzar por el jaque en 'h8' y el rey no podrá pasar de la sexta fila.

   Terminaré con un bonito y divertido estudio de Jan Timman, que a continuación os presento:


   Les corresponde jugar a las blancas que a primera vista parecen que están perdidas, pero como ya ha quedado demostrado que el título de la entrada de hoy carece de fundamento, y que siempre estaremos a tiempo de rendirnos cuando no quede otro remedio, las blancas se acogieron a aquella frase según la cual el que resiste gana, y clavando los codos en la mesa encontraron la siguiente continuación que les permitió salvar los muebles brillantemente: 1Ac7!!,h3; 2.Ab8,h2; 3.c7,h1(=D), y tablas por ahogado.

   Después de ver todos estos casos es imposible no acordarnos de Tartakower, cuando dijo."Nadie ha ganado jamás una partida rindiéndose" y también de Philidor cuando aseveró: "El tiempo que vuestro adversario invierte en reflexionar es un homenaje que os rinde".


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada