Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

sábado, 31 de diciembre de 2011

Doce campanadas


   Un nuevo año termina. Un año que ha tenido sus momentos buenos y sus momentos malos. Un año que nos ha dejado un montón de enseñanzas que incorporar a nuestra mochila para, quizás, poder seguir caminando con paso más firme durante los próximos doce meses. Un año más que nos ha permitido seguir amando y disfrutando de nuestra gran pasión: el ajedrez. Un año en el que tuve que salvar una dificil partida en la que, como ya comenté en otra entrada, un peligroso ataque de "dama", estuvo apunto de sorprenderme, pero que con una precisa defensa conseguí conducir a una magnífica posición de tablas (¡espero que si Almudena lee esto le parezca bien!).
   Y como siempre en este último día del año, todos estaremos atentos a las campanadas que den la señal de partida a un nuevo año en el que nos haremos un montón de buenos propositos, que como siempre no cumpliremos, pero que nos darán una nueva ilusión para seguir avanzando. Esas doce campanadas que cierran un ciclo y abren otro lleno de sueños y posibilidades. Por supuesto, el ajedrez no puede estar al margen de este ritual, y así, para cerrar este 2011, os dejaré una serie de posiciones en las que el bando vencedor a modo de las clásicas campanadas de fín de año, consigue el triunfo con doce precisas jugadas...¡una por cada campanada!.

   La primera posición corresponde a un estudio de Vladimir Korolkov de 1962, en el que las blancas juegan y ganan:


(Ver solución)(Ocultar)

   La siguiente posición es de un estudio de 1935 de Mark Liburkin, en el que las blancas juegan y ganan:


(Ver solución)(Ocultar)

   La tercera posición refleja una composición de Gia Nadareishvili, de1950, en donde las piezas blancas juegan y ganan:


(Ver solución)(Ocultar)

   En la cuarta posición tenemos un estudio de Yuri Bazlov, del año 1978, en el que las blancas juegan y ganan:


(Ver solución)(Ocultar)
  
   En quinto lugar tenemos un estudio de David Gurgenidze de 1992, en el que las blancas juegan y ganan:


(Ver solución)(Ocultar)


   En sexto lugar, le cederemos el honor de dar las doce campanadas al Gran Maestro holandés Jan Timman en este estupendo estudio compuesto por él, en 1976, en el que las blancas juegan y ganan:


(Ver solución)(Ocultar)


   Y para concluir, pondré un ejemplo en el que las doce campanadas sonaron en una partida real jugada en Viena, en 1913, entre Westler-Dr. Krejcik, en donde las negras, que son mano, o dan ciertamente la campanada o están perdidas, ya que además de la gran desventaja de material, pesa sobre ellas la amenaza 1.De6+ con ataque ganador. Pero en la noche de fín de año, todo es posible...


SOLUCIÓN
1...,Ta1+!!; 2.Rxa1,Da5+; 3.Rb1,Da2+; 4.Rc1,Da1+; 5.Rd2,Dxb2+; 6.Rd3,Dc2+; 7.Rd4,Dc4+; 8.Re5,Dd5+; 9.Rf6,Df7+!; 10.Re5,Df5+; 11.Rd4,c5+!! (¡Una fina jugada. Un jaque de dama sólo habría producido tablas); 12.Rc3,Dc2++. El Wiener Schachzeitung comentó en sus tiempos sobre esto: "¡Una espléndida cacería! Primeramente el rey es obligado a hacer una visita al campamento enemigo, luego, con deshonra y ludibrio, es cazado hasta su patria y estrangulado a la vista de sus fieles".

   Sólo me queda desearos a todos un feliz año nuevo, y que cuando estéis tomandoos las uvas esta noche mientras suenan las doce campanadas, os acordéis un segundo de lo maravilloso que es el ajedrez, del que el insigne José Raúl Capablanca dijo una vez: "El ajedrez sirve, como pocas cosas en este mundo, para distraer y olvidar momentáneamente las preocupaciones de la vida diaria". ¡¡Feliz 2012!!



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada