Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

jueves, 16 de septiembre de 2010

La experiencia es un grado

   Cada experiencia vivida nos enseña una lección, que bien guardada en nuestra mochila viajera, a buen seguro que puede sacarnos de un futuro apuro y así evitarnos algún que otro disgusto.
De modo que, tal como reza el título de esta entrada, "la experiencia es un grado" es lo que debió pensar el gran Paul Keres, que en su día definió el ajedrez como un ejercicio de voluntad,  después de encontrarse en la siguiente posición, con blancas, contra Jolmov en el XVI Campeonato de la URSS:


   En la que el rey blanco, a primera vista, podrá siempre eludir los jaques, y el peón adelantado de "a4" debe decidir la lucha. Al menos eso es lo que parece, porque Jolmov jugó 43...,Rg7; 44.De7+, Rh6; 45.Dxf6, Dh3+;  y ahora parece que con 46.Rg1 las negras no tengan más jaques, así que Keres sin dudarlo un instante efectuó esa jugada 46. Rg1 y se encontró con la inesperada y bella respuesta de Jolmov 46...,Dg4+!!. (Ahora después de 47. fxg4 el rey negro quedaría ahogado); 47.Rf1, Dxa4 y la partida terminó en tablas pocas jugadas más tarde. Y habiendo guardado a buen recaudo esta experiencia, unos años después se enfrentó con negras a Spassky, en el XXIX Campeonato de la URSS:



   El rey negro se encuentra en una situación difícil, pero rebuscando en el interior de su mochila, Keres encontró el caminó hacia la salvación de forma parecida a como lo hiciera Jolmov, y jugó 66..., Ta1!; 67. Dxg6+, Rh4; 68. Txa1, Dxa1+; 69. Rh2, Dh1+!! y se acordaron las tablas.
Si en la primera partida le tocó vivir la decepción, en esta segunda, sin duda, alcanzó la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada