Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Sentido adios a Bent Larsen



    Hoy quiero dedicar desde estas línesa un modesto homenaje a un gran jugador que tristemente nos ha dejado el pasado jueves a la edad de 75 años, en Buenos Aires, donde actualmente residía.
Nacido en Thisted (Dinamarca) en 1935, desde los años setenta vivía alternativamente entre Las Palmas y Buenos Aires, donde finalmente se estableció y ahora ha fallecido.
La historia del ajedrez contemporáneo está estrechamente ligada a la personalidad de Bent Larsen, uno de los ajedrecistas más originales y creativos que se hayan conocido. En el ciclo de la Candidatura fue siempre un rival de extremo peligro, y participó en los de 1965 (derrotó a Ivkov pero fue batido por Tal en un encuentro memorable), 1968 (eliminó a Portisch y perdió con Spassky), 1971 (batió a Uhlmann y sufrió luego una catastrófica derrota ante Fischer por 6-0) y 1977 (fue eliminado por Portisch). Todavía le quedo tiempo suficiente para escribir un libro de extraordinario interés: "Yo juego para ganar".
Larsen forma parte junto a Bronstein, Tal, Fischer y Spassky, de un grupo de ajedrecistas de inmensa creatividad, que devolvieron al juego, a partir de estilos muy diferentes, una alegría y una emoción que el desarrollo abrumador de la técnica le había quitado.
Descanse en paz este querido maestro y siempre nos quedarán sus partidas, que lo mantendrán vivo eternamente en nuestro universo infinito del ajedrez

Aquí os dejo el enlace para que podais disfrutar de su libro arriba citado con sus mejores partidas:


http://www.4shared.com/document/Q_tm4J57/Yo_juego_para_ganar__-_Bent_La.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada