Sin duda que el embrujo que nos produce el ajedrez es tan sublime, que nos hace sentirnos grandes creadores durante unos minutos, y a eso se refiere Marcel Duchamp cuando dice: "No todos los artistas son ajedrecistas, pero todos los ajedrecistas son artistas".

Sin duda, también, que el ajedrez no lo es todo. ¿Qué decir de la música, por ejemplo? Por eso os he dejado una pequeña muestra de mi música favorita, para que la disfrutéis, si os apetece, mientras os sumergís en el fascinante mundo del ajedrez.

Ya en su dia el gran Tarrasch dijo: "Como el amor, como la música, el ajedrez tiene la virtud de hacer felices a los hombres".

Y olvidémonos de aquella otra frase de Oscar Wilde que decía: "Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez"...¡asusta!

Así que sin más dilación comenzemos este singular viaje a una tierra llena de peligros, en la que nos encontraremos a reyes enfrentados en un combate eterno, reinas poderosísimas y despiadadas, fortalezas sólidas e inexpugnables, obispos con gesto serio y mirada oblícua, ágiles corceles dispuestos a asestar coces mortales y valientes guerreros que nunca retroceden ante nada.

Estáis todos invitados, así que los que quieran pueden subir a bordo. Sin condiciones. Durante la travesía seremos testigos de inagotables maravillas y al llegar a puerto nos espera...la felicidad, sin duda.

BIENVENIDO. GRACIAS POR VISITAR MI BLOG.

lunes, 31 de enero de 2011

Teoría y práctica con el alfil

   Vamos a presenciar a continuación unas cuantas escenas en las que el protagonista y actor principal es el alfil, aunque con resultado variopinto.
   El primer diagrama corresponde a un estudio de Th. Begheijin, Schakend Nederland, 1961, en donde las blancas juegan y ganan:


   Si las blancas se lanzan a por el peón de 'a7', el rey negro se dirige a 'f8' y las blancas no podrían ganar por alcanzarse una posición de tablas posicionales basadas en el ahogado del monarca negro. La instructiva solución se basa en que las piezas blancas inviertan sus papeles, es decir, que el rey blanco pase a defender el peón de 'g6' y el alfil sea el que detenga al peón negro de 'a7'. La forma exacta sería 1.Rb5,Rd4; 2.Rc6,Re5; 3.Rd7,Rf6; 4.Re8,a5 (o 4...,Rg5; 5.Rf8,Rh6; 6.Ae8,a5; 7.Rf7!); 5.Rf8,a4; 6.Rg8,a3; 7.Rh7! y las blancas ganan justo por un tiempo. 
  
   Habiendo estudiado bien el modelo anterior que correspondería a la parte teórica, pasemos ahora a la parte práctica en el siguiente diagrama de la partida Földi-Gonda, Budapest 1951:


   Aquí las blancas jugaron 1.Rc4? y acabaron perdiendo. Si hubieran estudiado concienzudamente la teoría, no habrían tenido dificultad en descubrir el plan salvador que empezaba con 1.Txg2!!,Axg2; 2.Rxa4,Ad5; 3.Rb4,Re5; 4.Rc3,Re4; 5.Rd2 (¡justo a tiempo!),Rd4; 6.Rc1 y el final es tablas.

   En la siguiente posición de la partida Kozma-Honfi, Sofía 1961, juegan las blancas:


   Las blancas jugaron en este momento 1.a4?? desperdiciando la oportunidad de ganar, ya que el conductor de las negras había hecho a fondo sus deberes y conociendo bien la teoría jugó rápidamente 1...,Axa4!!; 2.Axa4,Rf8 con lo que se alcanzó la conocida posición de tablas vista al principio. El maestro búlgaro Padevski explica el método ganador que consistiría en 1.Rf4,Ac6; 2.Re5,Ab5; 3.Rd4,Ac6; 4.Rc5,Ad7; 5.Rb6,a4; 6.Rc5,Rf8; 7.Rb4,Re7; 8.Axa4,Af5; 9.Ab3,Axg6; 10.a4,Ae4; 11.Rc5,g5; 12.Rd4 y las blancas triunfan.

   Siguiendo con el papel protagonista del alfil, nos encontramos con la siguiente escena del encuentro entre Dziobek-Von Scheve de 1920, en donde juegan las negras:


   ¿Cómo valoráis la posición? ¿Son tablas porque las negras parecen que no puedan progresar? ¿Tal vez las negras puedan forzar todavía los acontecimientos? Si tenemos en cuenta que el alfil es el superhéroe de hoy la solución es clara, sólo hay que sacrificarlo para ganar un tiempo decisivo con 1...,Rg2; 2.Tg8+,Ag4!!; 3.Txg4+,Rh3; 4.Tg8,c1(=D)+! (este segundo tiempo es el que asegura el triunfo); 5.Rxc1,h1(=D)+ y habiendo coronado con jaque, las blancas abandonaron.

   Treinta años después, el conductor de las negras, en esta posición de la partida N.Borisenko-V.Metsenev, URSS 1950 no supo encontrar el plan ganador por no haber estudiado bien la teoría que se podía extraer de la partida anterior:


   Metsenev jugó 1...,Re4?, y la partida acabó en tablas. Sin embargo tenían el triunfo al alcance de la mano de manera rápida y expeditiva. ¿Habéis visto cómo?

SOLUCIÓN
1...,f2; 2.Tg8,Ab1!!; 3.Tf8+ (3.Rxb1,f1(=D)+),Af5.

   Para concluir, os presento esta interesante posición de la partida O.Smith-A.Sokolski, correspondencia 1958-1960, en la que nos encontramos alfiles de distinto color en el medio del tablero apoyando a sus correspondientes peones que están a punto de coronar. Juegan las blancas y el ser mano, como siempre, supone en estas situaciones una gran ventaja. ¿Véis el camino ganador para las blancas?:


   Para daros una pequeña ayuda os diré, aunque supongo que ya lo habías visto, que no vale 1.Tg1? porque las negras tienen la magnífica respuesta 1...,Ab1!!; 2.h8(=D),Txh8; 3.Axh8,Rd5!! y no se puede evitar que el peón 'a' corone. Así que habrá que buscar por otra parte...

SOLUCIÓN
1.Ta7!!,Txa7; 2.h8(=D),a1(=D); 3.d5+,Rxd5; 4.Axa1 ganando fácilmente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada